Sobre la utilidad de los procesos de "Consulta al mercado" de Chilecompra

El Reglamento de la Ley de Compras Públicas contempla en su artículo 13 bis, el mecanismo de consulta al mercado (CaM). En palabras simples, dicha modalidad de consulta la pueden utilizar los organismos públicos para despejar dudas respecto de: condiciones de mercado de lo que se quiere adquirir, precios de productos y/o servicios y, en general, aclarar cualquier tipo de duda para diseñar bases de licitación (pliegos administrativos y técnicos).

La Dirección de Chilecompra, se encarga de promover las CaM, para difundir la participación de proveedores. La sigla que identifica estos procesos son las letras “RF”, las cuales van incorporadas en el ID del llamado respectivo.

En general, cuando un organismo público toma la decisión de hacer un llamado de esta naturaleza, es porque le faltan elementos para diseñar bases de licitación (pliegos), de tal manera de presentar requerimientos técnicos y económicos pertinentes para que el llamado a licitación sea exitoso y logre la mayor cantidad de ofertas.

Dentro de este contexto, resulta pertinente preguntarse sobre la verdadera utilidad de estos procesos de CaM y cuál es el incentivo que podría tener una empresa para participar y entregar datos sensibles de su negocio, versus aquellos privados que no participan, enterándose de detalles de su competencia y capturando información para ganar posición en un futuro proceso de licitación.

Conjuntamente con lo anterior, existen dudas respecto del buen uso de esta herramienta por parte de las instituciones públicas. Por ejemplo: en agosto de 2017, la Caja de Previsión de la Defensa Nacional (Capredena) levantó un proceso de CaM (5691-8-RF17) para manifestar a los proveedores su intención de adquirir un producto con denominación de marca específico. Al revisar los términos de referencia, se puede determinar que la adquisición de endulzante de una determinada marca no constituye una mayor complejidad en la elaboración de bases de licitación. Sin embargo; sí podríamos inferir que lo que se quería era alertar sobre la compra de un gran volumen de este producto en particular.

El artículo 22 número 2) del Reglamento de la Ley de Compras, señala de manera expresa que la especificaciones de los bienes y/o servicios no pueden hacer referencia a marcas específicas. Sólo considerando este aspecto, podemos constatar que dicha institución incumple la normativa.

Así como presentarse a una licitación pública o a un proceso de gran compra de convenio marco (CM) trae asociado un enorme costo tanto económico como en horas hombre para las empresas, participar y entregar información en los llamados de consulta al mercado (CaM) conlleva un esfuerzo no muy distinto.

Es importante tener claro que participar en los procesos de CaM no le entrega ningún beneficio en particular a las empresas. Si aún y así Ud. toma la decisión de colaborar con las instituciones públicas que hacen estos llamados, la recomendación es: leer muy bien lo que se está solicitando y tratar de no entregar información sensible de su negocio.

Por último, es necesario que los servicios públicos hagan un buen uso de esta herramienta, lo contrario es solo una manera elegante de pedirle a las empresas que colaboren, a título gratuito, en la confección de las bases de licitación.

Publicado en febrero 22, 2018